sábado, 25 de julio de 2009

Acelga con picadillo de res

Sin lugar a dudas las complicidades culinarias me otorgan grandes alegrías, esta receta es producto de la colaboración con mi principal compinche, cuando de comida y amistad se trata. Una receta tradicional del centro de México, para preparase rápidamente y disfutar con una copa de buen vino y la adecuada compañía.

(Para 3 personas)

Ingredientes:
- 2 atados de acelgas (aprox 250 grs.)
- 350 grs de carne molida de res (preferentemente de sirloin)
- 2 papas blancas grandes (cortadas en cuadros medianos)
- 250 grs de puré de tomate (o 3 tomates saladet grandes, licuados)
- 1/2 cebolla blanca grande rebanada
- 1 ajo grande aplastado
- 2 hojas de laurel
- 150 ml. de agua
- 3 cdas. de aceite de oliva
- 1 1/2 cdita de consomé de pollo en polvo
- Sal y pimienta
Preparación:


Coloca una cacerola mediana a fuego medio con el aceite de oliva. Cuando esté caliente coloca el ajo y la cebolla, baja un poco la flama y acitrona.
Agrega la carne molida y aplástala con el cucharón para que no quede apelmazada.


Agrega el laurel, una pizca de sal y pimienta al gusto. Ajusta la flama a fuego medio. Fríe moviendo frecuentemente.

Cuando la carne molida esté bien dorada (aprox unos 6 mins.) integra las papas picadas. Fríe por 3 minutos y agrega el puré de tomate (si son tomates licuados, pásalos por un colador). Corrige la pimienta si hace falta. Deja sazonar el tomate hasta que cambie a un rojo más oscuro (alrededor de 2 mins).

Agrega el agua y el consomé de pollo. Es importante que el agua no sobrepase a la carne pues no se trata de un guiso caldoso. Revuelve bien, ajusta la flama a fuego lento y tapa la cacerola.

Deja hervir hasta que las papas estén cocidas pero firmes. Mientras tanto, pica las acelgas en tiras medianas (de forma transversal al tallo). Utiliza solamente las hojas verdes,

Una vez cocidas las papas, agrega las acelgas picadas. No revuelvas, simplemente tapa la cacerola y cocina por un 1 min. Destapa, revuelve, ahora sí, las acelgas con el guiso, deja 3 minutos más en el fuego. Retira las hojas de laurel ya está listo para servirse.

Puede servirse como plato fuerte, adornado con un huevo cocido partido en mitades o gajos y una ramita de perejil chino, o acompañado con un arroz blanco.

Receta cortesía de Alberto Mendoza.